¿Quién es más feliz?

 

El no asiste a la escuela, pero su sed de ser amado y de aprender es muy grande. Hace pocos días hemos comenzado a aprender el abecedario. Mientras preparaba las cosas para incentivarlo me preguntaba quién era más feliz, si él que podía calmar un poco su sed o yo que podía generar uno de mis primeros vínculos.

 

Extracto de la primera carta de Ludmila, en misión en el Punto Corazón del Salvador

Share on Facebook
Please reload

Entradas destacadas

Una mujer admirable

November 11, 2019

1/6
Please reload

Entradas recientes

November 11, 2019

October 8, 2019

Please reload

Archivo