Despertar el amor a la vida

 

Se nos ocurrió proponer un espacio para las mujeres, una tarde por semana donde el Punto Corazón esté abierto para ellas, para aprender algo juntas, para tomar café entre amigas, para reír y llorar.

La prueba piloto comenzó hace un mes, y desde entonces todos los martes, las puertas se abren a las 2:30 para rezar el Rosario y recibirlas. Cada semana llueva o truene ellas y sus hijos invaden la casa.

Algunas entraron por primera vez, como Elisa, una chica de 23 años, madre soltera, que desde hace tiempo sufre crisis de ansiedad y depresión. Como visitamos a su familia y sabíamos su situación, siempre la invitábamos, pero esta casa abierta fue la excusa para que por fin se animara a venir. Llegó media hora antes y apenas paso la puerta exclamó desde el fondo de su corazón: «aquí se siente una gran paz »

Lo importante de estas tardes no es tanto hacer cosas, sino despertar el amor a la vida, a la amistad. Y nosotras pedimos la gracia de mirarlas con el mismo amor con que miramos a nuestros niños, como promesas que se están cumpliendo, como personas que tienen dentro una Palabra, un Logos, un Don único que espera ser descubierto y acogido. 

Share on Facebook
Please reload

Entradas destacadas

Carolina, futura misionera a Brasil

January 23, 2020

1/6
Please reload

Entradas recientes

December 24, 2019

December 17, 2019

December 17, 2019

December 12, 2019

December 12, 2019

Please reload

Archivo