top of page
  • Lidia, Argentina

Solo espero verlo a Él

Alicia tiene 96 años y vive en un geriátrico cerca de casa. Es laica consagrada y vivió toda su vida al servicio de los demás.

Alicia tiene una Fe capaz de mover montañas. Su entusiasmo no se ha apagado a pesar de los años. Sigue enamorada de Cristo, de la Biblia, del rezo de los salmos y del Rosario. Cuando la voy a ver me cuenta una Letanía de milagros ocurridos gracias a la intercesión de la Virgen y de los santos. Nunca escuché en sus labios una queja. Mismo durante la pandemia que la dejó aislada y sin visitas por un buen tiempo, supo ver en este acontecimiento una gracia para su vida.

La última vez que fui era el día siguiente de su cumpleaños. La directora de la institución que me recibió en la puerta me dijo: “¡ayer fue un desfiladero de gente para felicitarla… qué mujer!”. Cuando llego me habla, siempre con su vozarrón fuerte porque está casi sorda, de las maravillas que el Señor está haciendo con las otras mujeres con las que vive. Ella propuso el rezo del Rosario para las que lo deseen y poco a poco se van sumando una tras otra. Además, con su sonrisa pícara me dice, intentando hablar más bajo, pero en realidad todo el mundo escucha su supuesto secreto: “hasta las empleadas y la directora están rezando… poco a poco los vamos a llevar a todos hasta la Virgen”.

Siempre me hace preguntas: ¿cómo van tus compañeras? ¿Qué están haciendo? ¿Hay niños en la catequesis? ¿Cómo estuvo la fiesta patronal?

Es evidente para mí que conocerla es un don para mi vida. El ejemplo patente de una mujer enamorada de la vida y de la vida entregada a Cristo. Un corazón que late al ritmo de Dios en medio de nuestro barrio tantas veces indiferente. Como regalo de cumpleaños le llevé una pequeña maceta con una plantita para su mesa de luz. No les puedo describir la alegría con la que la recibió: "¡esto era lo que me hacía falta, así cuando me despierto la veo delante de mí! Yo ya no tengo casi nada, algunas pocas vestimentas, ya nada me hace falta… solo espero VERLO A ÉL” … y me señala con el dedo el cielo.


residencia geriatrica de Alicia

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page