top of page
  • Foto del escritorKarolina Bak, Villa Jardín

Doña Beti, visita infaltable de cada sábado

Actualizado: hace 1 día

Sábado, son las 12:55 del mediodía. La mesa ya está puesta, el almuerzo está casi listo.... Estamos a punto de comer. Se oye llamar a la puerta: ¿quién es?...¡Doña Beti! "¡Buenos días! No he venido a comer". Ella se sienta y nos dice: "¡No voy a comer!", pero acepta una pequeña porción de nuestra comida, a veces un poco extraña para ella, pero también comparte con nosotros las empanadas, que compró de camino en el mercado.


Doña Beti y Dora

Su figura es pequeña y discreta. Alrededor de su cuello lleva un rosario blanco y rojo (¿Jesús Misericordioso o quizás River, uno de los clubes de Buenos Aires? Probablemente River). Su cara está marcada por el derrame cerebral que tuvo hace algunos años.


Comienza la conversación. A veces sobre su querida nieta Defina, a veces sobre la Virgen María del Rosario, a veces sobre si Judas era realmente malvado o sobre otros problemas teológicos. También nos hace comentarios sobre cómo cocinar y cómo no cocinar (inolvidable la historia de una famosa sopa de acelga). Otras veces sobre la curación milagrosa de su hija.


Infaltablemente antes de irse nos dice: "¡voy a saludar al Jefe!" y pasa unos minutos al oratorio.

Si alguna vez te encuentras en el cielo, te recomiendo que busques a la discreta anciana del rosario blanco y rojo!




Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page