top of page
  • Foto del escritorKatia, de misión en Perú

Los abrazos y la sonrisa curan el dolor

Con la comunidad organizamos una tarde alegre para los abuelitos que viven solos y que sufren de distintas discapacidades o presentan depresión o ansiedad. Cuando les invitamos estuvieron bien felices y algunos de ellos vinieron con IncaKola (gaseosa de Perú de color amarillo), que prefieren más que la Coca Cola. También trajeron canchita Serrana que es maíz medio frito con sal (muy rico por cierto) y unas cuantas mandarinas para compartir.

Al cabo de un rato, Zulema una mujer con mucha energía, se dispuso a contarnos las escenas de su vida pasada que le marcaron mucho. No pudo criarse con sus padres y se ganó la vida de jovencita trabajando para una familia. Y para cuando pudo hacer su propia vida, infelizmente se enteró que tenía cáncer. Una tarde me encontré a Zulema en la calle recogiendo botellas de plástico, porque recicla para vender y así llevar el pan a su mesa; iba andando con su perro que siempre la acompaña a cualquier lugar. Me abrazo fuertemente que casi me deja sin aliento. Luego me dijo que los abrazos y la sonrisa curan el dolor que a veces sentimos. Por eso ella le sonríe a la vida porque se dio cuenta lo importante que es apreciar lo que tiene enfrente.


visita de una mujer del barrio al punto corazón de Perú

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page