• Florencia Silvero, Cuba

"¿No era acaso yo la que venía a servirle a ellos?"

Hace unas semanas fui testigo de cómo Dios me cuida y nos cuida, que Él es mi amigo, que su presencia es constante y su fidelidad eterna. Hace poco tuvimos que hacer cuarentena en la casa por sospecha de Covid, así que como comunidad, tuvimos que quedarnos en la casa sin salir a ningún lado. Y ahí estuvieron nuestros amigos, pasando todos los días, trayéndonos algo para que comiéramos, llamándonos para saber cómo estábamos: estas pequeñas muestras de amor hacían que mi corazón explotara de gozo, y no tenía forma de agradecer tanta atención y amor, y todos nos decían lo mismo: “¡para eso estamos para servirles y cuidarlas!”, ¿entienden eso, ellos están para servirme? ¿No era acaso yo la que venía a servirle a ellos? Claramente entendí, una vez más, que ésta es la lógica de Jesús de ser servicial unos con otros, y lo repito, estas personas son mis verdaderos maestros acerca del servicio y la disponibilidad.



35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo