top of page
  • Foto del escritorBriant, Filipinas

No hace falta, yo bailo cada dia...

Tatay Narz y Nanay Lolit son una pareja que vive a unos metros de donde estamos, en una casa precaria, rodeada de plantas y animales. No estoy seguro, pero creo que tienen alrededor de 60 años, siendo Tatay el mayor de los dos, quien, varios días a la semana pasa por nuestra casa a saludar, cuando termina su caminata matutina. Hace poco, me enteré que tiene el azúcar muy alto y por eso empieza a tener problemas en la vista, además del sobrepeso y sus pocas fuerzas físicas. Pero, aun así, nunca le falta la sonrisa; da felicidad estar con él.

A pesar de que el idioma no es el mismo y yo aún no sé muchas palabras en tagalo, nos manejamos bastante bien en la comunicación, aunque sea repitiendo una y otra vez la conversación. Cuando me enteré de que tenía ese problema de azúcar en la sangre, lo alenté a caminar diariamente, a lo cual me respondió: "No hace falta, yo bailo cada día". Acto seguido, se levanta, pone música y se pone a bailar; y qué más puede hacer uno en ese momento, sino unírsele. 


Tienen sólo un hijo, y según entiendo, no lo ven desde hace mucho tiempo, ya que es capitán de un barco turístico y pasa aproximadamente seis meses en el mar. Siento que tienen tanto amor para dar sin la presencia de ese hijo amado cerca de ellos, que se convirtieron en los padres de todos sus vecinos más cercanos, especialmente de los pequeños.


Familia en Filipinas

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page