top of page
  • Foto del escritorBelén Hernández, Ecuador

Nuestro pequeño angelito

Hace algunas semanas, nos enteramos, por los niños del barrio, que Thiago, un pequeño de siete años, había tenido un accidente en su bicicleta, fracturándose una de sus piernas. Él es algo tímido, siempre habla bajito, suele ser muy educado y cariñoso. Es imposible no quererlo desde el primer momento, ya que transmite mucha ternura. Algo que me llamó la atención desde que lo conocí es que, mismo sonriendo mucho, su mirada no transmite alegría. Me parecía un niño que tenía una tristeza en su corazón.


Al ir a visitarlo, nos enteramos de que lo habían operado, pero su pierna no se estaba recuperando correctamente. Por lo que acompañé a Thiago y a su papá a una nueva consulta médica con el traumatólogo, para saber el estado actual de su operación. Estuvimos cuatro horas en el hospital, pasando de un médico a otro. En los momentos de espera el papa me contó como perdió a su esposa de forma trágica y que los hijos vieron todo lo que pasó. La historia me conmovió mucho, y ahora entendía el porqué de la tristeza en los ojos de Thiago.


Thiago



27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page