top of page
  • Foto del escritorBriant G., India

Un pequeño pedazo del cielo en la tierra

Todos los lunes por la mañana, alrededor de las 10am, solemos ir a visitar niños en la casa de las Hermanas de la Caridad (congregación de Madre Teresa). Aquí viven niños con serias discapacidades, abandonados por su familia, que no tienen nada más que su vida.


Imagínense en mi primera visita a este lugar, recibir a una niña que viene arrastrándose por el piso por que le falta toda la parte inferior de su cuerpo, solo para que tire de mi ropa tratando de comunicarse conmigo y señalando una pelota en el piso como diciendo “juguemos un poco”. Y así varios otros ejemplos. Muchos de estos niños ni siquiera pueden comunicarse y otros incluso moverse, solo están día tras día en su cama.


Pero a pesar de todo esto que les cuento, con todas las dificultades que tienen, no se imaginan la alegría y la gracia que derraman. Compartir aunque sea un momento con ellos es una explosión de felicidad en la vida. Estos niños tienen un nivel de pureza que en cada visita nosotros somos los que salimos llenos de amor, ellos son los que nos entregan todo.


Y asi, a pesar del mundo que hoy trata de ocultarlos, de deshacerse, de borrarlos, ellos muestran el verdadero camino, porque Dios está con ellos, al menos para mi, este lugar es un pequeño pedazo del cielo.


Un pequeño pedazo del cielo en la tierra


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page