top of page
  • Mauricio, Italia

Una hija que intercede por su padre

Un sábado fuimos en peregrinación al Santuario de la Virgen del Socorro. Después de haber escuchado la historia de la Virgen, cada uno tenía que decir donde la Virgen nos socorría. Lo que parecía un juego se transformó en una cosa mucho más seria, porque los niños se hicieron eco no solo de sus dolores, sino también de los dolores de los miembros de su familia. Cada uno fue leyendo a los pies de la estatua de la Virgen sus “pedidos de ayuda” que eran tantos y tan diferentes, pero una cosa se repetía constantemente: todos pedían por las familias.

Una niña que como los otros llegó también hasta los pies de la Virgen, no quería leer su “pedido”. No parecía un problema de vergüenza, pero se veía que había otra cosa. Cuando todos terminaron de leer sus intenciones, ella vino cerca mío y me preguntó si podíamos hablar afuera de la Iglesia. Ella quería pedir a la Virgen por su papá que estaba en prisión domiciliaria desde hacía 3 años, pero no quería que todos sepan de esta situación familiar tan difícil. Ella me dijo que su papá no era malo, pero que se había equivocado y quería pedirle a la Madonna del Soccorso ayudarlo y para che non faccia piu svagli cosi grossi (que no haga otros errores tan grandes). Así fue que, volviendo a la Iglesia y mientras los otros niños estaban jugando afuera en el claustro, nos acercamos hasta la Virgen y colocamos el papel con la oración por su papá. Un pequeño gesto, pero una gran intercesión de parte de una hija que no quiere seguir viendo sufrir a su familia, que le duele ver a su padre en la situación en que está.



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page