• Analía Pasquali, Costa Rica

El amor es más fuerte que la muerte

Unos días antes de la Pascua viví una de las experiencias más fuertes de mi vida: una amiga en común me regaló la oportunidad de acompañar a la mamá y al papá de Sara desde el minuto 0 del parto, y así ser testigo de tanto amor. Aunque ellos sabían que su Sara viviría apenas unas horas, quisieron disfrutarla y amarla hasta el extremo, porque “el amor es más fuerte que la muerte …” Y yo, que hace apenas un año he retomado mi pasión por la fotografía, desde este lado del lente de la cámara, simplemente estuve presente, intentando ayudar desde ahí. Aprendí que no se puede medir el amor en años, siglos o minutos, porque "el amor se conjuga en presente" y nadie, ni siquiera la muerte, nos puede arrebatar eso. Esa tarde fue simplemente estar suspendida en el misterio de la cruz y la resurrección, con una fuerza que no venía de mí.

Al día siguiente, cuando edité las fotos, casi me muero: no podía entender cómo hice para tomarlas, cómo pude quedarme de pie, con el pulso firme y la mirada atenta, frente a la magnitud de esa realidad inexplicablemente bella y dolorosa a la vez ¡Qué hermoso es este carisma de compasión que nos lleva al pie de la cruz y nos da la gracia de permanecer!

Cuando mis amigos les entregaron las fotos impresas, ellos estaban muy emocionados y me mandaron sus agradecimientos por haber sido como un ángel, y por darles el regalo más grande: ese recuerdo.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo