• Luz Pedroso, El Salvador

¡Gracias Padrinos!

Les agradezco a ustedes por apoyarme y acompañarme en esta aventura de Dios, por alentarme y ser pacientes. Por confiar en mi persona, por confiar en que yo iba a hacer lo mejor, que no era pérdida de tiempo y por apadrinarme espiritual o económicamente. Por tomarse el tiempo para leer mis cartas, para mandarme un mensaje o mail. Gracias infinitamente por colaborar en esta obra de Dios. Y los invito a seguir haciéndolo, si es que pueden, con otros misioneros que quieran vivir la misma experiencia.

Todos vamos aportando de diferentes maneras a la construcción del Reino de Dios. Y sin ustedes yo no hubiera podido aportar este granito de arena. Sin ustedes no hubiera podido acompañar y ayudar a otros de esta manera. Sin ustedes no hubiese podido estar como María al pie de la cruz de nuestro Señor Jesucristo, acompañando en el silencio el dolor de su Hijo.

Por eso ¡¡¡¡GRACIAS!!!! Gracias porque por ustedes y por Dios puedo tener en mi corazón a tantas personas; gracias porque soy muy feliz, y conocí una felicidad plena, porque a pesar de los vientos en contra, pude seguir a Cristo. Gracias por acompañarme a vivir esta aventura.



24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo