top of page
  • Foto del escritorKatia, de misión en Perú

La sed de la samaritana

Ella no puede verme, pero yo a ella sí, veo lo linda que es. (…) Hay en ella una sed muy grande de Dios que, cuando estoy a su lado, puedo pensar en el evangelio de Jesús y la samaritana, que aun conociendo mis defectos viene Jesús pidiéndome que colme su sed. Así, solamente en mi pequeñez, puedo ofrecerle mi compañía, en un gesto sencillo.


La sed de la samaritana

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page