• Maximiliano Pra, Senegal

Mis amigos los cristianos…


La última vez que lo vimos le anunciamos que pronto partiríamos 3 de los misioneros; la primera reacción fue silencio y lágrimas en los ojos, sin duda difícil no conmoverse frente a esa situación, el silencio se extendió por un momento y no me quedaba más que contemplar esta bella amistad. Luego de unos segundos soltó unas palabras: “Es muy difícil para mí, ustedes mis amigos LOS CRISTIANOS tienen un corazón único, que dejan Dakar cada miércoles y se toman un colectivo dos horas para venirme a ver a mí, eso nadie jamás lo había hecho”. Sin duda este calor hondo en el corazón, sobre todo viniendo de este gran amigo el más pobre, el más simple, que era capaz de ver cosas que ni nosotros podíamos llegar a ver. Mis amigos los CRISTIANOS, no era Kristine y Maximiliano, no era el movimiento Puntos Corazón o los misioneros, para este buen hombre, cada miércoles, era Cristo que lo venía a ver; aun no compartiendo la misma Fe, cada miércoles abría su corazón y se llenaba de gozo al ver a su amigo que, a pesar de todas las diferencias humanas, venía a su encuentro.

Entradas Recientes

Ver todo