• Macarena Gómez, Perú

¡Nuestros niños fueron los Reyes!


Para celebrar la Epifanía del Señor, o bajada de Reyes como la llaman aquí, nos sumamos a una tradición popular que consiste en vestirnos de Reyes Magos y cantar villancicos frente a las casas de los amigos. A las tres de la tarde salimos a la calle de esa manera y cantando acompañadas con una guitarra. Fue muy gracioso porque los vecinos no entendían nada y nos miraban raro. Notamos que muchos no conocían la tradición, y nosotras no sabíamos si íbamos a morir de vergüenza o del calor que hacía dentro de los trajes.

Gracias a Dios, el miedo al ridículo se fue enseguida. Bastó avanzar unos pasos, para que los niños tomaron nuestras coronas y comenzaron también a cantar. Esa tarde, ellos fueron los reyes. Nosotras, simples pastorcitas que aprendíamos de su entrega y de su entusiasmo por cantar y compartir la alegría.

Nuestros amigos se conmovieron con tan grata sorpresa. Algunos nos recibieron cantando, con palmas, otros con golosinas, pero todos, con enormes sonrisas que escapaban de las mascarillas.



Entradas Recientes

Ver todo