• Maximiliano Pra, Senegal

Un eslabón en una cadena de amigos


Siempre me pregunté qué había en este joven que hacía que todos los voluntarios intentaran acercarse a él, que lo buscasen e intentasen siempre estar cerca de él. Claro que por algún momento pensé que era debido a su discapacidad, como si, a través de esta enfermedad pudieran compartir un poco el dolor o sufrimiento de esta persona y así acompañarlo, pero vaya sorpresa que me he pegado (toda esa mirada llena de prejuicios se ha derrumbado) después del primer encuentro y a medida que la amistad fue creciendo. Quedé completamente impactado por su alegría, su buen humor y su capacidad de sobreponerse a las dificultades, creo que algo nos unió y que después de un tiempo AS me empezó a buscar y a reclamar: "¿Dónde está mi amigo el bandido?" solía preguntarle a mis compañeros, fui comprendiendo que ser fiel a esta amistad era parte de todo este camino y que Dios quería regalarme muchas cosas a través de él.

Entradas Recientes

Ver todo