• Maximiliano Pra, Senegal

Una maestra de gratuidad y simplicidad


Ahí está ella tocando la puerta 7am porque su medicamento para las crisis se le terminó y nosotras guardamos una reserva, o en medio de una permanencia, asistiéndola cuando entra en crisis o las tantas veces que la encontramos en el barrio tirada porque se ha descompensado y la acompañamos a su casa. Y todo esto, en un contexto familiar complicado: su papa murió, su mamá trabaja todo el día fuera de casa y es su abuela que (con bastante rigurosidad) hace lo que puede por cuidar de ella y sus hermanos. Este es el rostro de cruz de Awa, el que sin duda desde el primer día me marcó.

Pero también tenemos otro rostro, el que todos los días nos regala una sonrisa, el que nos hace reír con cada una de sus bromas o el que se acerca a diario a compartir el rosario con nosotros, o el que intenta enseñarnos wólof (lengua que se habla en Senegal). Ella es para mí una maestra de gratuidad y simplicidad, basta con dejarse mirar a los ojos por esta persona para sentirse profundamente amado y comprender lo que muchas veces el corazón y la cabeza no logran comprender.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo