top of page
  • Liliana (El Salvador)

¡Voy a ser hija de Dios!

Luna viene de una familia sencilla de nuestro barrio. Su mamá se fue a trabajar a otro país y ella espera siempre que un día regrese.

En cada oración a la Virgen María que hacíamos al comienzo de nuestro encuentro de catequesis, ella pedía por su madre. Un día le dije que la Virgen María también es su Mamá; y eso le dio un poquito de paz y consuelo.


Lo que me movía y me mueve profundamente el corazón es su sed de Dios Él. Un día alguien le preguntó si estaba contenta de ser bautizada y ella casi saltando de alegría le respondió: “¡Voy a ser hija de Dios!”. ¡Qué testimonio y qué conciencia del gran regalo que iba a recibir!


Ella también tiene conciencia del momento más importante de la Misa. Un día me dijo: “Sabes, la parte que más me gusta de la Misa es esa”. Era justo el momento de la Consagración.


En noviembre del 2022 Luna fue bautizada y en diciembre de ese mismo año recibió por primera vez a Jesús Eucaristía.




Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page