• Ariana Passini, misionera en Cuba

El amor que no tiene fronteras

Durante el tiempo de despedida, descubrí cuánto aman nuestros amigos; aún sabiendo que las voluntarias van y vienen y no saben cuándo nos van a volver a ver, ellos abren su corazón y aman. No se privan de mostrarnos sus casas, sus familias, confiarnos sus cruces, esa capacidad de amar no la había visto antes; siempre amamos, porque el otro responde igual, o porque estamos en contacto continuo; pero ellos no, ellos saben del amor verdadero, ese que no tiene fronteras. Ahora experimento mucho la comunión espiritual, porque la distancia entre países en muy larga, pero en la oración estamos muy cerca.


51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¡Ver!