top of page
  • Foto del escritorArnulfo, de misión en Ecuador

Responder a un llamado

Sigo creyendo que es muy fuerte el hecho de sentir un llamado al cual poder responder. Poder decir “SI”, dejarlo todo y seguir al Señor, trabajar duro y de manera continua para poder seguir adelante respondiendo a ese llamado. El hombre en nuestra vida actual sufre muchísimo para poder responder esos llamados que el Señor le hace. Es porque mantenemos un apego increíble a muchísimas cosas materiales que poseemos, acumulamos. Como lo hablábamos con Don Alfredo (un amigo de Puntos Corazón) llega un momento en nuestra vida donde nos damos cuenta que: “Somos tan pobres, tan pobres, pero tan pobres que lo único que tenemos es dinero”. Me sentí tan identificado con esta frase al meditar sobre esta conversación, porque soy uno de esos hombres que en los últimos años me he preocupado por mantener un estatus, un rol en la vida ante la sociedad. Viviendo apenas dos meses de mi misión estoy completamente agradecido con ustedes que leen esta carta y les puedo asegurar que día a día reafirmo que he tomado la mejor decisión de mi vida: el poder venir de misión, el dejar mi vida de confort y seguir a Cristo.

Si bien es cierto que vivo un proceso de transformación y que tengo miedo, que tengo dudas efímeras, yo quiero reafirmar mi fe a través de Cristo y sé que lo trabajaré día a día a través de la oración.


Arnulfo en su barrio de misión en Ecuador

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page