top of page
  • Chloé, de misión en Rumania

Una familia sorprendente

familia gitana

Me gustaría presentarles a una familia que se está convirtiendo en una parte cada vez más importante en el corazón de nuestro hogar. Aquí los llamamos la familia gitana. Se trata de una familia rumana que vive en Atenas. Está compuesta por Catalina, Mario y sus hijos. Catalina se casó muy joven, como es tradición en la cultura gitana, y ya es madre de cuatro hijos. Es pequeña, tiene el pelo largo y siempre viste una larga falda que su hijo más pequeño no deja de agarrar. La atención con que cuida a sus hijos es una verdadera fuente de inspiración.


Una vez, al entrar en su casa, Agnese y yo descubrimos a una docena de niños en el salón, alineados uno detrás de otro, listos para ser bañados. Algunos tenían el pelo mojado, otros esperaban su turno, y Catalina se encargaba de cepillar el pelo de cada uno de ellos. Los lavaba, los vestía, los peinaba y luego les daba de comer. Eran los niños rumanos del barrio. Las niñas gitanas tienen todas el pelo largo y Tatiana, la hija de Catalina, siempre lo lleva trenzado con una cinta roja. Los niños más pequeños caminaban desnudos por la casa. El más pequeño quería salir a la calle para jugar y mis brazos no pudieron detener su deseo irrefrenable. Sin embargo, lograron atraparlo justo a tiempo porque su madre necesitaba bañarlo.

Antes de entrar en su humilde casa, siempre se ven los juguetes amontonados frente a la puerta, junto con varios objetos encontrados en la basura que el padre tiene la intención de vender. Hay bicicletas, cadenas de metal, botes de pintura y hasta refrigeradores. La puerta de entrada, sin manija, está elevada respecto al interior de la casa. Para entrar, hay que agachar la cabeza y bajar las escaleras que llevan a la sala principal. Esta sala de apenas 10 m² está decorada con alfombras colgadas en las paredes azules. Está compuesta por marcos de fotos, tarjetas de cumpleaños, un televisor, montones de ropa para toda la familia, un estante para la vajilla y dos sofás. Este pequeño espacio tiene muchas funciones y agrupa todos sus bienes. Es un dormitorio, salón, comedor, lavandería y una extensión del baño para seis personas. Toda la familia duerme junta y los niños suelen dormir en el suelo. Entiendo por qué durmieron tan mal en el sofá de nuestro salón la vez que pasaron la noche en nuestra casa.


La primera vez que los conocí, estaba con Alina, una antigua voluntaria rumana. Quería encontrar una manera de mantener la amistad ya que solo le quedaban unos meses de misión. En ese momento, a la familia siempre le resultaba difícil encontrar dinero para vivir. Fue Alina quien conoció a Catalina cuando pedía limosna en la calle, embarazada del más pequeño. Su deseo era abortar. Ya tenía tres hijos y poco dinero para alimentarlos. Alina jugó un papel importante cuando la pareja decidió quedarse con el bebé, quien pronto celebrará su primer cumpleaños y estamos esperando con ansias la celebración de su bautizo.


Viven los seis en una pequeña parte del sótano de un edificio, junto a una plaza. Los niños pasan la mayor parte del tiempo en este pequeño espacio exterior que la familia usa como una extensión de su lugar de vida. Ellos caminan descalzos por las aceras de Atenas, los transeúntes se detienen para dejar comida o ropa, el padre trabaja frente a la casa mientras sus hijos juegan. Con toda la sencillez que los caracteriza, su juego favorito es "1, 2, 3, Sol", mientras uno de nosotros intenta atrapar a Esteban.


Desde el final de la misión de Alina, hacemos todo lo posible por mantener la amistad, y ésta sigue sorprendiéndonos. Zoy va hoy a la escuela y toda la familia habla cada vez más griego. Recientemente celebramos sus diez años y lo llevamos al parque con su hermana. Nos siguen sorprendiendo con su asombro ante las cosas más simples. Una partida de Dobble y Zoy olvida su teléfono y los videojuegos que comienza a usar con frecuencia. Un viaje en autobús y Zoy recuerda el momento en que subió a lo alto de una colina con Alina. A medida que crecen, sus corazones permanecen conectados a esa simplicidad y pureza. El tiempo que pasamos con ellos refuerza ese sentimiento de serenidad que los habita y nos recuerda que las cosas más simples son las más hermosas.


En realidad, no hay nada más fácil que mantener esta bella amistad. Es como si todo fuera dado.

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page