• Macarena Gómez, Perú

Belleza escondida en mi barrio


Volví a casa sin comprender del todo lo que había pasado afuera, pero dando gracias a Dios por el misterio del corazón de estos amigos. Estos hombres, con alma de niños, son los que embellecen nuestro barrio, lo hacen un lugar más agradable para vivir. En este caso, no solo con su alegría y sentido del humor, sino también, con gestiones y obras, ya que se ocupan de que haya cada vez más árboles, flores, y espacios para que los niños jueguen y los jóvenes hagan deporte. Son grandes tesoros, y no son los únicos, a su trabajo se suma el de señor Paul, un amigo que vale oro, y el de señora Joya, cuyo apellido lo dice todo.

Qué enorme es el Misterio. Nadie puede imaginar la belleza que esconde este barrio, estas calles, con grandes fachadas, que en fin son de barro. Es una invitación a mirar como Dios nos ve, ofreciéndole los prejuicios, la indiferencia.

Entradas Recientes

Ver todo