top of page
  • Foto del escritorBasilia N., Senegal

Para cuidar una flor

Cuando a veces me desanimo por mi aparente inutilidad, me digo que tal vez Él me envió aquí para cuidar una flor y no todo un jardín.


Es a través de las visitas, especialmente al basural de Mbeubeus, como me doy cuenta de ello. Salgo de estas visitas feliz porque me entrego a ellos y ellos se entregan a nosotros. Me siento abrumada por su amabilidad y su atención hacia nosotros.


En una de nuestras visitas al basural de Mbeubeus, conocimos a Lay que lleva mucho tiempo trabajando en el basurero. Lay nos mostró su propia cabaña: alrededor de la choza había plantado docenas y docenas de flores artificiales. Entonces recordé que nos había dicho que tenía un jardín en casa. Estas flores falsas, las limpia para hacer ramos y nos prometió que nos traería uno si algún día venía a visitarnos. La amabilidad de Lay me demostró lo que dije antes, que la caridad puede transformarlo todo y que es la caridad lo que quiero buscar porque sé que nunca pasará.





50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentarze


bottom of page