• Luz Pedroso, El Salvador

Una familia salvadoreña gigante

Ahora estoy lejos de mi familia biológica, la cual amo con cada parte de mi ser, pero acá voy conociendo una familia salvadoreña gigante, que siempre está dispuesta a ayudarnos en lo que pueda, a darnos hasta lo que no tienen, a amarnos, a recibirnos en sus casas y corazones; voy haciendo amigos de todas las edades, con los que voy generando una confianza hermosa, lazos fuertes. Principalmente tengo a mi preciosa comunidad con la que vivo, con la que comparto 24/7, con la que crezco y aprendo. Cada día no me faltan las risas, los abrazos de los niños, los saludos y buenos deseos cuando camino por los pasajes de la Colonia, las sonrisas de la gente que tanto aprecio, esas cositas simples de la vida que te rebalsan el corazón de amor. Hoy puedo comprender que Dios puede quitar, pero que siempre da algo maravilloso para reemplazar lo que ya no está.


Entradas Recientes

Ver todo